Estrés Hídrico

Cálculo de los grados día y la integral térmica

Cómo calcular los grados día de desarrollo y la integral térmica

Es imprescindible disponer de una estación meteorológica precisa que nos proporcione datos para calcular parámetros tan importantes como los grados días de desarrollo (growing degree days, GDD) y la integral térmica.
Los cálculos de GDD ahorran tiempo y pueden aumentar el rendimiento porque son una forma científica de saber cuál es el mejor momento para por ejemplo realizar medidas de control de plagas y/o enfermedades.

En esta presentación, el Dr. Colin Campbell de METER Group explica los conceptos: GDD e integral térmica. Y explica dos formas diferentes de calcularlos.

¿Qué son los GDD y la integral térmica?

En realidad, los GDD y la integral térmica son una manera de hacer coincidir el reloj de la planta con nuestro reloj. Nos ayudan a comprender lo que está sucediendo con la planta y podemos predecir cosas como nascencia, floración, etc. Y la forma en que lo hacemos es a través de esta ecuación, que es bastante simple (Ecuación 1).

Podemos calcular la integral térmica (Tn) como el sumatorio de la temperatura media (es decir, la suma de T máxima y T mínima y dividido por dos) desde el día 1 al día n, menos la temperatura base (Tbase), multiplicado por el tiempo (∆ t). La Tbase es el umbral de temperatura por debajo del cual no se produce desarrollo vegetal. El desarrollo no se invierte. Es decir, si la temperatura es inferior a la temperatura base, la planta no invierte su desarrollo, simplemente no progresa.
De modo que el análisis se basa en la diferencia entre la temperatura media y la temperatura base. Y vamos obteniendo este valor de forma diaria. Y a continuación, seguimos sumando hasta alcanzar un valor que nos indica que hemos progresado de una etapa a otra.

Ejemplo de integral térmica en trigo

Podemos ver un ejemplo con trigo. Para emerger, la planta de trigo necesita 78 grados día desde siembra hasta emergencia. Así que con la Ecuación 1, y después de haber sumado los grados día suficientes, calculamos que el trigo ya estaba pasando de la etapa de siembra a una etapa de postemergencia. Después, en la parcela medimos el cultivo y comprobamos que las previsiones eran correctas. No todas las plantas de trigo habían emergido, pero el promedio estuvo bastante cerca.

Aproximaciones de cálculo

¿Qué ocurre si trasladamos el cálculo de la integral térmica a la tecnología actual?. Por ejemplo a la estación meteorológica ATMOS 41 que proporciona medidas de temperatura cada 5 minutos o incluso cada minuto. Entonces, parece más adecuado procesar nuestros datos de integral térmica con esta ecuación (Ecuación 2).

Podemos hacer el sumatorio diario como en la Ecuación 1, pero nuestra aproximación es integrar la temperatura en un intervalo de tiempo pequeño T (t) (por ejemplo 5 minutos) menos la temperatura base (Tb). Y luego, simplemente basta con integrar esto a lo largo del día.

Representación gráfica

Otra pregunta es ¿Qué representan estos datos en forma gráfica? Realmente ¿Cómo se ve esta ecuación? ¿Cuál es la bondad de este análisis?. La explicación gráfica se muestra en la siguiente figura.

La temperatura está en ordenadas y el tiempo en abcisas, un periodo de 24 horas. Esta es nuestra etapa diaria, en la que recopilamos esta información para la integral térmica. Y también están todos los parámetros de la ecuación: la temperatura máxima (Tmax), la temperatura mínima (Tmin), la temperatura media (Tave) y la temperatura base (Tbase). La curva representa el típico cambio de temperatura diurno. Va desde un mínimo a primera hora de la mañana hasta un máximo en algún momento de la tarde.

Vamos a comparar los dos enfoques de cálculo
Por un lado, tenemos la temperatura media y la temperatura base. El rectángulo es la integral térmica para ese día. Pero si empleamos datos de temperatura obtenidos en incrementos de tiempo bastante pequeños (como los de ATMOS 41).

  • ¿No podríamos simplemente integrar durante el día y a continuación recopilar toda la información sobre la integral térmica que está debajo de esta curva (la temperatura real) y por supuesto, restando la temperatura base?
  • ¿Cuánta diferencia hay entre estas dos formas de cálculo?
  • ¿Y cuáles son las implicaciones de no poder medir nuestra temperatura con mucha precisión?

Estas preguntas se resolverán en una próxima entrada del blog y otro vídeo de Colin Campbell.

Este es el enlace para ver la presentación y el vídeo originales.

Cómo medir la Transpiración

Cálculo de la transpiración

Con mucha frecuencia nos preguntan si para calcular la transpiración es suficiente con medir la conductancia estomática. Y la respuesta es no. En esta entrada se argumenta esta respuesta y también qué es necesario para estimar la conductancia total y, por lo tanto, la evaporación de las hojas. Para calcular la transpiración (E) se emplea la siguiente ecuación,

donde gv es la conductancia total del vapor de agua desde el interior de la hoja hacia el exterior, Cvs es la concentración de vapor de agua en el interior de la hoja y Cva es la concentración de vapor de agua en el aire.

El término de conductancia (gv), necesario para resolver la ecuación de la transpiración, es el resultado de la combinación de dos variables. Ya que para mover el vapor de agua desde el interior de la hoja a la atmósfera, es necesario mover el agua a través de los estomas y la cutícula, y también a través del propio aire (Figura 1).

Figura 1. Diagrama ampliado del un estoma de una hoja.

El vapor de agua se representa en color azul. Las células del parénquima en empalizada y las células esponjosas del mesófilo están en color verde. El vapor de agua del interior de la hoja se puede mover hacia el exterior a través de los estomas y también a través de la cutícula cerosa. La mayoría de las veces, cuando los estomas están abiertos, el agua se mueve a través de ellos hacia la atmósfera. Este proceso se denomina conductancia estomática al vapor de agua (gvs).

Los estomas y la cutícula no son las únicas barreras para mover el vapor de agua desde el interior de la hoja hacia la atmósfera. El aire exterior de la hoja también opone resistencia al vapor de agua. Y este proceso se llama conductancia del aire al vapor de agua, o conductancia de la capa límite (gva). Tanto gvs como gva actúan como resistencias de un circuito eléctrico, oponiendo resistencia al movimiento del vapor de agua. Y actúan en combinación (como las resistencias en serie) para limitar el movimiento del agua del interior de la hoja hacia el aire de la atmósfera.

Como medir la transpiración, la conductancia estomática

Para medir la transpiración es necesario conocer la conocer las conductancias gvs y gva. Para obtener la conductancia estomática gvs, se puede usar un porómetro, como el Porómetro SC-1 de METER Group. Ya que, no hay muchas opciones para medir la conductancia estomática. No se puede calcular. Y su estimación, aunque es posible, no es un buen método. Por lo que la mejor opción es medirla con la ayuda de un porómetro.

Medida de la conductancia estomática con el Porómetro SC-1

La conductancia de la capa límite

Para obtener el siguiente valor de conductancia, gva, se puede usar esta ecuación simplificada (Ecuación 2).

En la Ecuación 2, la conductancia al vapor del aire (gva) es igual a una constante (0,135) por la raíz cuadrada de la velocidad del viento sobre la hoja (u) dividida por la dimensión característica de la hoja (d).

u = velocidad del viento en una hoja
d = dimensión característica de la hoja (0,72 w), siendo w la anchura de la hoja

Para obtener estos valores, primero es necesario medir la velocidad del viento a través de la hoja con un anemómetro, que proporciona el valor de u. En este caso, tendría que ser un anemómetro de pequeño tamaño. Y también es necesario obtener la dimensión característica de la hoja (Figura 2). Para esto basta con medir el ancho de la hoja en la dirección del viento y multiplicarlo por la constante 0,72.

Figura 2. Diagrama de una hoja donde w es el ancho de la hoja en la dirección del viento.

Con estas dos variables, se puede estimar la conductancia del vapor al aire (gva).

La conductancia del sistema

Una vez obtenidos gva y gvs, hay que combinar estas conductancias para obtener un valor real para la conductancia del sistema (gv). La ecuación 3 muestra cómo combinar las conductancias anteriores.

Ecuación 3 (simplificada para dos resistencias en serie)

Concentración de vapor en la superficie

Y ahora que conocemos el valor de gv, es necesario calcular las dos concentraciones de vapor que se muestran en la Ecuación 1. La concentración de vapor en la superficie es igual a la presión de vapor de saturación a la temperatura de la hoja dividida por la presión del aire (Ecuación 4).

Ecuación 4

Es fácil calcular ambos valores. La presión del vapor de saturación a la temperatura de la hoja viene dada por la fórmula de Tetens (Ecuación 5).

Ecuación 5

donde b es 17,502 y c es 240,97 ℃ y T es la temperatura de la hoja. En este vídeo, se puede ver con más detalle cómo hacer este cálculo. La Ecuación 6 muestra cómo obtener Pa o la presión del aire.

Ecuación 6

donde A es la altitud de la localización de la hoja.

Concentración de vapor en el aire

El otro valor necesario es Cva (Ecuación 7).

Ecuación 7.

Donde (es) es la presión de vapor de saturación a la temperatura del aire (Ta) calculada con la Ecuación 5 y T que ahora es la temperatura del aire y hr es la humedad relativa. Se debe medir la humedad relativa, la temperatura del aire y la temperatura de la hoja. Una vez que se miden y calculan todos estos parámetros, basta simplemente con incorporarlos a la Ecuación 4 (Cvs) y la Ecuación 7 (Cva).

Al conocer Cvs y Cva, se pueden introducir en la Ecuación 1 y resolver E: la transpiración de la hoja.

Resumen: Cómo medir la transpiración de las hojas

A modo de resumen, para estimar la transpiración es necesario medir bastantes variables. A pesar de que la fórmula (E = gv (Cvs – Cva) es sencilla. Vamos a ncesitar:

Gvs – Conductancia estomática (usar un porómetro como el SC-1)
TL – Temperatura de la hoja (usar un sensor de temperatura por infrarrojo IRT)
Ta – Temperatura del aire (usar una estación meteorológica ATMOS 41)
h – Humedad relativa (usar una estación meteorológica ATMOS 41)
A – Altitud (buscar por ejemplo en internet)
u – velocidad del viento * (m / s) (usar una estación meteorológica ATMOS 41)
w – anchura de la hoja (usar una regla pequeña)

* NOTA: Para la velocidad del viento, puede usar la estación meteorológica ATMOS 41, pero depende de dónde se encuentre la hoja. Si la hoja está próxima al suelo y la estación ATMOS 41 está a 2 m, hay que corregir la altura. Existe una ecuación para estimar la velocidad del viento hasta la localización de medida. Disminuye exponencialmente a medida que nos acercamos a la superficie.

El texto original de esta entrada lo podéis encontrar en este enlace

Guía de mantenimiento ATMOS 41

Recomendaciones de instalación y mantenimiento ATMOS 41 y el sensor PHYTOS 31

La estación meteorológica ATMOS 41 de METER Group incorpora 12 sensores meteorológicos en un solo dispositivo compacto. Es decir, no tiene partes móviles ni cableado excesivo. Por lo que, la instalación y el mantenimiento se han simplificado al máximo.

El sensor de humectación de hoja PHYTOS 31 de METER Group mide tanto el inicio como la duración de la humectación en la superficie foliar. Y es de gran utilidad para elaborar avisos fitosanitarios o por ejemplo para planificar la aplicación de productos fitosanitarios foliares.

La guía de mantenimiento de la estación ATMOS 41 aborda diferentes áreas, desde la garantía y servicio técnico, hasta las recomendaciones para instalar la estación ATMOS 41 y el sensor PHYTOS 31. También se comenta como realizar la ficha de instalación, el registro de los METADATOS y la cualificación in situ de la instalación de la estación meteorológica.

Características técnicas de la estación meteorológica ATMOS 41

ATMOS 41 proporciona medidas de 14 parámetros ambientales en un solo equipo. Y además, se instala de forma rápida y sencilla, y solo tiene un cable. Como se indica en la guía de mantenimiento ATMOS 41, principal requisito es que la estación esté nivelada en la parte superior de un mástil con visión del cielo directa. Los sensores que incorpora y sus caracteríticas son los siguientes:

La guía de mantemiento de la estación meteorológica ATMOS 41 se puede descargar en formato pdf a través de este enlace

Degradación de herbicidas de preemergencia en situaciones de riego limitante

Persistencia de herbicidas de preemergencia con riego limitante

Algunos cultivos dependen de los herbicidas preemergentes para el control de las malas hierbas

Los herbicidas de preemergencia son importantes para controlar las malas hierbas en muchos cultivos ya que ofrecen un amplio espectro de control así como diversidad química. Pero si los herbicidas persisten en el suelo durante demasiado tiempo, existe el riesgo de dañar a los cultivos susceptibles en las rotaciones siguientes. Dado que, la degradación de los herbicidas en el suelo depende en gran medida del agua en el suelo, unido a la necesidad inminente de reducir el uso del agua agrícola. Pues parece probable que en el futuro la degradación de los herbicidas se pueda ver limitada y aumentar el riesgo de persistencia.

Recientemente, un equipo de investigación de la Universidad de Wyoming, estudió los efectos de los herbicidas de preemergencia en condiciones de agua de riego limitante. Querían entender cómo afecta el riego limitado a la eficacia y la persistencia de los herbicidas preemergentes en las rotaciones de cultivos regados en Wyoming. Y para ello, llevaron a cabo dos ensayos de campo, en uno aplicando cuatro herbicidas preemergentes en cultivos de alubias grano. Y en el otro, se aplicaron en cultivos de maíz.

La actividad microbiológica del suelo es importante

Sobre la descripción del lugar del ensayo, los investigadores dicen lo siguiente. Wyoming no es un estado muy agrícola, pero hay una zona en el área de Powell / Cody con una rotación única. El cultivo principal es la remolacha azucarera. Y también se cultiva alubia grano, girasol y cebada cervecera. Para algunos de estos cultivos no existen muchos herbicidas de postemergencia, por lo que los productores dependen de los preemergentes para el control de malas hierbas. Por lo que es necesario alcanzar un equilibrio entre el control y la persistencia del producto. De manera que los cultivos de las siguientes rotaciones no se vean perjudicados.

Los investigadores dicen que los herbicidas preemergentes tienden a ser bastante longevos en el suelo, lo que es ventajoso para el control de malas hierbas. Es importante destacar que los herbicidas se eliminan mediante la degradación por parte de los microorganismos del suelo. Y a su vez, estos microorganismos están muy influenciados por la cantidad de agua que hay en el suelo. Cuando el suelo está húmedo y cálido, los microorganismos son más activos y degradan los herbicidas más rápido. Por lo tanto, en el estudio se planteó la hipótesis de un escenario de cambio climático con disponibilidad limitada en las reservas de agua de riego. Por lo que, estos herbicidas podrían no degradarse tan rápidamente y posiblemente dañar las siguientes rotaciones.

Evaluación del daño por herbicidas

Durante el primer año del ensayo se aplicaron tres tratamientos de riego a cada cultivo: 100%, 85% y 70% de la ETc. La humedad del suelo se monitorizó con sondas de humedad del suelo y dataloggers de METER Group. De esta forma, las sondas de humedad se convirtieron en el manera de conocer lo que estaba sucediendo en el suelo en términos de contenido volumétrico de agua. Como algunas de las áreas estaban muy secas, los sensores permitieron confirmar que los tratamientos se estaban aplicando correctamente. Y además, en teoría, como afectaban al comportamiento de los herbicidas. El contenido volumétrico de agua en el suelo promedio de los tratamientos fue 24%, 18% y 16% durante la temporada de crecimiento. El rendimiento del cultivo disminuyó a medida que se redujo el riego.
En el segundo año, se recogieron muestras de suelo, a intervalos regulares, después de la aplicación de los herbicidas. Las muestras se analizaron para determinar el nivel de herbicida y se usaron para realizar un bioensayo en invernadero para determinar la respuesta del cultivo al herbicida residual. También durante el segundo año, se evaluó la respuesta de los cultivos en la rotación al sembrar remolacha azucarera, girasol, alubias o maíz en las parcelas originales. Además, se estudió el daño por herbicidas.

Resultados sorprendentes

Los resultados del experimento fueron sorprendentes. Por un lado, son buenos resultados para los agricultores, porque se descubrió que no había diferencias en la forma en la que los herbicidas se transportan en el suelo. No hay diferencias entre los suelos realmente secos y los suelos regados. Esto fue una gran sorpresa. Pero, por otro lado, y desde un punto de vista práctico, la información es muy importante. Parece que, si hay que aplicar menos agua, no es un problema para la degradación de herbicidas.

Se necesita más investigación

Es necesario más trabajo en esta área de investigación. Ya que no hay apenas información sobre los efectos de los cambios en las dosis de riego. Muchos de los estudios actuales se realizan en sistemas de secano, en los que la lluvia es muy variable (es decir, un año normal frente a un año de sequía). En las zonas de regadío, se puede reducir la cantidad de agua, pero no es una reducción drástica como la que puede experimentar un sistema de secano.

La entrada orginal de esta publicación aparece en el siguiente enlace. Y la publicó  Colin Campbell el 6 de abril de 2020

SONDAS DE HUMEDAD DEL SUELO: ¿CÓMO MEDIR LA HUMEDAD DEL SUELO?

¿Por qué medir la humedad del suelo con sondas?

Cuando se utiliza un sonda de humedad del suelo se puede medir una serie temporal de humedad del suelo. Esta serie temporal puede ser muy útil para poder entender qué está pasando en el suelo ya que se pueden registrar datos con una alta resolución temporal. También se puede medir en tiempo real los cambios de la humedad del suelo a distintas profundidades de un perfil de suelo. De este modo, interpretando la serie temporal de datos se puede obtener información de qué está pasando con el agua en el suelo.

Figura 1. Series temporales de potencial y de humedad de suelo medidas con sondas.

Otra forma de medir la humedad del suelo es medir el contenido en agua gravimétrico. La técnica consiste en tomar una muestra o varias muestras en campo, llevarlas al laboratorio y medir la diferencia entre e peso húmedo y seco. En el caso de necesitar una serie temporal de humedad de agua del suelo, utilizar estas medidas gravimétricas no es práctico. Y los motivos son varios:  hay que ir a campo todos los días que se necesita una medida, consume mucho tiempo, espacio y mano de obra, es un método destructivo y solo se obtienen medidas puntuales. A pesar de esto, las medidas de contenido de humedad gravimétrico son una buena medida experimental de la humedad del suelo. Estas medidas pueden utilizarse para calibrar sondas de humedad del suelo. En comparación a las medidas de contenido en agua gravimétrico, las sondas de humedad de suelo miden series temporales, monitorizan la humedad del suelo de forma continua y no es un método destructivo ya que únicamente es necesario clavar el sensor en el suelo.

Por último, las técnicas de teledetección también pueden medir la humedad del suelo pero sus datos tienen  una baja resolución temporal y espacial. De este modo, para algunas aplicaciones, como por ejemplo puede ser la programación de riegos, medir la humedad del suelo con técnicas de teledetección aún no es viable. Para más información acceder a este webinar disponible en el canal Youtube de LabFerrer.

SONDAS DE HUMEDAD DEL SUELO ¿CÓMO FUNCIONAN?

¿Por qué NO todas las sondas de humedad del suelo son iguales?

Actualmente una búsqueda en Internet ofrece miles de opciones para medir la humedad del suelo, TDR, FDR, capacitancia, resistencia … Podemos encontrar sondas de humedad del suelo que emplean un dial, sondas electrónicas que usan un microprocesador simple … Esta gran cantidad de sondas comerciales puede generar confusión y frustración cuando lo que buscamos es simplemente una sonda de humedad del suelo que proporcione datos fiables, robustos y precisos.

Durante más de dos décadas, en METER Group (antes Decagon Devices Inc.) han dedicado miles de horas a instalar y monitorizar sondas de humedad del suelo. Y también a interpretar y publicar los datos de estos ensayos de campo. Con el tiempo, METER Group ha adquirido un extenso conocimiento sobre cómo obtener datos validos de la humedad del suelo. Y en esta serie de publicaciones se comparten estas experiencias.

En los próximos posts se describirán y comparán los métodos más comunes de detección de la humedad del suelo junto con la teoría científica en la que se basan. Por supuesto se comentan sus pros y sus contras. También qué tecnología podría aplicarse a los diferentes tipos de medidas y ensayos de campo. Y por último porqué la detección moderna de humedad del suelo es algo más que una simple sonda de humedad del suelo. 

Toda esta información formará parte de la Guía del Agua en el Suelo de LabFerrer. A continuación aparecen los enlaces del contenido disponible:

II Jornada de TELEDETECCIÓN Y AGRICULTURA DE PRECISIÓN organizada por el IRTA

Avances en el uso de teledetección satelital y de drones en agricultura de precisión

Desde LabFerrer nos hacemos eco de la II Jornada científica y técnica de teledetección y agricultura de precisión, que se celebrará el próximo martes 10 de diciembre en Lleida. En esta Jornada se juntarán investigadores y empresas para explicar sus experiencias en el manejo de la gestión del riego, detección temprana de enfermedades (Xylella, …) y aplicaciones selectivas de fitosanitarios.

Además, la participación de empresas tecnológicas, nos permitirá analizar las posibilidades reales de la teledetección a nivel comercial. Las empresas presentarán sus productos y servicios técnicos dirigidos al sector productivo. Y LabFerrer estará presente en la Jornada.

Este es el enlace para las inscripciones y más detalles sobre el programa de la II Jornada científica y técnica de teledetección y agricultura de precisión .

Esta jornada está organizada también dentro del proyecto del MINECO: RTI2018-099949-R-C21 IRRINTEGRAL y del proyecto GOPHYTOVID (Grupo Operativo Suprautonómico) y es gratuita.

JORNADA TÉCNICA Optimización del riego en cultivos hortofrutícolas

XI jornada Técnica. Aprender a Regar

“Regar no es echar agua”. Un experto en riego tiene que controlar el diseño y el funcionamiento del sistema de riego y su programación a tiempo real. Por este motivo, hay que controlar y reaccionar ante incidencias de funcionamiento y continuamente ir adaptando el programa de riego a las necesidades de riego y sensibilidad del cultivo. En este sentido, cada finca y cada parcela será un sistema único, pero con características comunes.

Aprender a regar requiere integrar de forma operativa los siguientes elementos:

  • Caracterización del sistema físico (parcela x suelo x riego x clima)
  • Visualización durante el ciclo de cultivo de la mínima información necesaria
  • Combinación de planificación (calendario de riego), programación y ajuste del día a día
  • Tabla detallada y descriptiva con el ciclo del cultivo y componentes del rendimiento

Las herramientas digitales

Para regar disponemos de herramientas digitales como por ejemplo: sondas de humedad del suelo, programadores de riego, tecnología de conectividad y uso de la nube, información satelital y de drones …
Pero las herramientas TIC o de Agricultura de Precisión son sólo una parte de la caja de herramientas necesaria para la mejora de la programación del riego. Así como de los indicadores de producción, calidad y sostenibilidad. Y surgen preguntas. ¿Cómo las utilizamos en cada caso particular?. ¿Es posible integrar nuestra experiencia con aspectos de fisiología del cultivo?.

Seguir aprendiendo e intercambiando experiencias

Desde 2005, LabFerrer junto con colaboradores nacionales e internacionales (Universitat de Lleida, Decagon-METER, IRTA, CICYTEX, CSIRO, entre otros) ha compartido seminarios y cursos con el objetivo de avanzar en esta tarea inacabable que es “Aprender a Regar”.

La presente Jornada Técnica de programación de riego combina experiencias propias de la industria con la ciencia y la investigación y ofrece un espacio para intercambiar experiencias.

Os esperamos en Lleida el próximo 8 de noviembre de 2019. La jornada es gratuita

Inscripciones & Programa

Os podéis inscribir con la ayuda de este enlace

Y el programa lo podéis descargar desde aquí

JORNADA TÉCNICA EL CULTIVO DE LA PATATA

Riego y fertilización en el cultivo de la patata

Cada parcela, cada zona y cada campaña climática son diferentes. Por lo que, en el cultivo de la patata, la planificación y las decisiones del día a día sobre riego, fertilización y control de plagas y enfermedades son complejas. La oferta de herramientas digitales basadas en software, teledetección, redes inalámbricas de sensores y sistemas de posicionamiento puede llegar a ser abrumadora. Y además, de difícil implementación en los procesos de trabajo de una finca. Por lo que optimizar el manejo del cultivo de patata en base a tanta información puede no ser tan inmediato. En esta Jornada Técnica se combinan experiencias propias de la industria con la ciencia e investigación, y ofrece un espacio para intercambiar impresiones.

Programa de la Jornada

Organización e Inscripciones

Esta Jornada Técnica sobre patata la organiza LabFerrer junto con los profesores de la Universidad de Brugos,  Milagros Navarro González y Juan Carlos Rad Moradillo del Grupo de Investigación en Compostaje UBUCOMP

La Jornada Técnica se celebrará el próximo 5 de noviembre de 2019 en Burgos.

Es gratuita y las incripciones se pueden realizar a través de este enlace.

Webinar sobre Programación de Riego

Cómo mejorar la programación del riego utilizando la humedad del suelo

Cualquier regante busca herramientas que respondan a las preguntas fundamentales: ¿Cuándo regar? y ¿Cuándo parar de regar?. El desafío es descubrir las herramientas correctas e implementarlas de manera efectiva. En este webinar sobre programación de riego con sondas de humedad del suelo, se comentarán algunos aspectos importantes para la mejora de la programación.

El próximo Martes 30 de julio de 2019, de 18 a 18:30h, el Dr. Gaylon Campbell comentará los diferentes métodos para la gestión del agua de riego y las ventajas y desventajas de cada uno. Este es el esquema del seminario:

¿Por qué programamos el riego?
Diferentes métodos utilizados por los productores para decidir cuándo regar.
Pasos para programar el riego utilizando sondas de humedad del suelo.
Resultados de una buena gestión y consecuencias de los errores.

Inscripciones

El seminario es gratuito y en inglés. Os podéis inscribir a través de este enlace

Ir arriba